Qué hacer si no respeta a su terapeuta

hombre frente a mujer

El comienzo de terapia trae emociones complicadas. Es posible que se sienta aliviado por haber podido desahogarse, o incluso asombrado por la forma en que su terapeuta lo 'atrapa'. Como toda relación, suele haber un período de luna de miel, en el que admiras y respetas a tu terapeuta, confiado en su capacidad para curarte.
Sin embargo, con el tiempo, la novedad se desvanece y el trabajo se vuelve más difícil. La gente suele poner a su terapeuta en un pedestal al principio, pero el terapeuta está destinado a caer eventualmente. Para algunas personas, adaptarse a una visión más realista del terapeuta es fácil, pero para otras, el resentimiento o la falta de respeto se infiltran.



¿Por qué tengo baja autoestima?

Sentimientos comunes hacia los terapeutas

Para entender lo negativo sentimientos hacia un terapeuta , primero veamos la gama más amplia de emociones comunes durante la terapia.

  • Admiración / respeto:Estos sentimientos pueden surgir a medida que las personas desarrollan confianza en la relación y ven mejoras en sus vidas.
  • Amabilidad:Es común desear poder ser amigos fuera de la oficina de terapia, a pesar de que el terapeuta no puede cruzar la línea entre lo profesional y lo personal.
  • Romance:Este sentimiento realmente se traduce más en un flechazo. No conoce al terapeuta como una persona completa y, por lo tanto, no puede desarrollar el amor verdadero. Esta reacción generalmente desaparece con el tiempo, al igual que la mayoría de los enamorados.
  • Vergüenza / vergüenza:Debido a que la terapia a menudo cubre detalles íntimos y profundamente personales de la vida de una persona, estos sentimientos son comunes.
  • Ira / resentimiento:Estos sentimientos pueden ocurrir por muchas razones. Tal vez no esté de acuerdo con el terapeuta o no experimente el progreso que esperaba. La decepción con el proceso puede generar resentimiento hacia el terapeuta.
  • Falta de respeto / incredulidad del terapeuta:Es posible que no le guste el enfoque del terapeuta, o tal vez los problemas técnicos en las citas u otros factores lo hagan cuestionar la competencia o el compromiso del terapeuta. Estos sentimientos también pueden ocurrir si alguien te obliga a ir a terapia antes de que estés listo.

Posibles causas de sentimientos negativos

Su terapeuta es humano, puede cometer errores o tener una personalidad que choca con la suya. Sin embargo, los factores comunes en el proceso de la terapia en sí también pueden generar sentimientos negativos.





Transferencia

La transferencia ocurre cuando los sentimientos de uno sobre algo o alguien se superponen a otro. Es como gritarle a tu pareja por una cosita después de un mal día en el trabajo. Los sentimientos sobre una persona pueden transferirse a otra parte y no siempre somos conscientes de que lo estamos haciendo.

Dolor

Cuando los terapeutas tratan de abordar asuntos dolorosos, especialmente si lo presionan para que examine su papel en esos asuntos, a veces puede reaccionar con enojo. La ira es una defensa contra el dolor subyacente y puede ser una reacción humana natural.



Vergüenza

Cuando la terapia saca a relucir asuntos que nos hacen sentir avergonzados, a veces evitamos la vergüenza enfadándonos con los terapeutas o tratando de menospreciar su experiencia. Esperamos que lo que dicen no sea cierto, por la vergüenza que nos hace sentir.

Malos patrones de relación

Muchas veces, las personas vienen a terapia con un historial de luchas en las relaciones. A menudo repetimos patrones en nuestras relaciones. Si tiende a tener conflictos con amigos, familiares y compañeros de trabajo, algunos de esos mismos patrones pueden resurgir en el trabajo con un terapeuta.

Qué hacer con los sentimientos negativos hacia su terapeuta

Realmente, solo hay una cosa que hacer con cualquier sentimiento que surja sobre su terapeuta: hablar con él. Es una perspectiva aterradora, no importa qué tipo de sentimientos negativos esté experimentando.
Independientemente de lo molesto que pueda estar, puede ser un verdadero desafío tener una conversación honesta y cara a cara al respecto. Recuerde, los terapeutas están capacitados para conversaciones difíciles.
A continuación, se muestran algunos posibles resultados de dicha conversación:

  • Vergüenza:Para la mayoría de nosotros, ser crítico con otra persona en su cara se siente incómodo.
  • Miedo al juicio:Es posible que le preocupe que el terapeuta lo juzgue. ¿Y si piensan que estás loco? ¿Y si te culpan por el problema? ¿Y si no te toman en serio?
  • Dolor:Un terapeuta no puede ser su padre, amante o amigo. Si la relación no puede ser la que desea, puede experimentar sentimientos de pérdida o tristeza.
  • Más ira y resentimiento:Si el terapeuta no reacciona como usted espera o no está de acuerdo con usted, sus sentimientos negativos podrían intensificarse.
  • Deseo de terminar la relación:Si no puede solucionar el problema, es posible que deba buscar otro terapeuta.
  • Mayor comodidad en la relación:En el lado positivo, si puede resolver el problema, su relación terapéutica probablemente será más rica. Aprenderá más sobre sí mismo y cómo comunicarse mejor.

En general, es común tener sentimientos negativos hacia su terapeuta de vez en cuando, pero los sentimientos de resentimiento o falta de respeto pueden ser tóxicos para su trabajo y para usted, si no se abordan abiertamente. Le animo a que comparta estos sentimientos con su terapeuta a medida que surjan para que pueda resolverlos de manera eficaz.