¿Las redes sociales se han convertido en su salvavidas COVID-19?

La pandemia global COVID-19 ha limitado nuestras interacciones sociales en persona y nos ha dejado desplazándonos por un sinfín de noticias, según informes de datos recientes , usamos las redes sociales más que nunca. El uso de Facebook, por ejemplo, aumentó en un 27% desde el primer 29 de febrero, la fecha de la primera muerte por coronavirus reportada en los EE. UU. Otras aplicaciones como Instagram, Twitter, YouTube, Snapchat y Tiktok están experimentando enormes incrementos en el compromiso - El bloqueo podría mantenernos físicamente separados, pero lo estamos compensando en línea.

El doble vínculo de social media es que, por diseño, despierta sentimientos tanto positivos como negativos. Recibimos un brillo cálido cuando a alguien le gusta nuestra última publicación, pero nos sentimos inadecuados cuando alguien más comparte su rutina de ejercicios, una barra perfecta de pan de masa fermentada o un hermoso espacio para trabajar desde casa. Comenzamos a monitorear quién se relaciona con nosotros y quién no, lo que nos envía a una espiral de apego inseguro. Quizás lo peor de todo, los sentimientos de ansiedad y depresión aumentan al consumir noticias relacionadas con el coronavirus que son de mala calidad o excesivas en cantidad.



Por eso es posible que deseemos tomar lo bueno y dejar lo malo. Para muchos de nosotros, esto requiere monitorear nuestro uso, seleccionar nuestros feeds y encontrar otras actividades que satisfagan nuestra necesidad de apoyo social. Nos conviene asegurarnos de que las redes sociales se utilicen como una herramienta y no como una forma de reprimir nuestros sentimientos. A medida que navegamos en estos tiempos inciertos, con el coronavirus todavía furioso y las protestas en las calles por los asesinatos desproporcionados de personas negras, esto puede ser especialmente difícil. Es importante darnos un respiro si necesitamos las redes sociales como un mecanismo de supervivencia o fuente de noticias necesaria de vez en cuando. Sin embargo, al dar pequeños pasos hacia comportamientos más saludables, es posible que descubramos que no necesitamos tanto las aplicaciones, o al menos podemos tener una relación más positiva con ellas.



Limite el tiempo que pasa en las redes sociales

Conocemos este, y también sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo. También puede ser que no te des cuenta del tiempo que pasas en las redes sociales. Te aburres, abres tu aplicación y lo siguiente que sabes es que ha pasado una hora. ¿Cómo ocurrió eso? Nuevamente, por diseño, las empresas de tecnología gastan grandes sumas de dinero para asegurarse de que sus aplicaciones sean fáciles de usar, atractivas y, sobre todo, pegajosas; desde su perspectiva, cuanto más tiempo pases en la aplicación, mejor.

Sin embargo, estos momentos de 'amnesia en las redes sociales' suelen indicar que estamos usando nuestro teléfono o computadora para adormecer las emociones. Ver televisión durante largos períodos de tiempo o incluso hacer ejercicio en exceso también pueden ser actividades adormecedoras.



top 10 miedos más comunes

Aunque es relajante desconectar el cerebro y 'no pensar' a corto plazo, es probable que esté causando problemas mayores a largo plazo. Nuestros cerebros necesitan tiempo para procesar y adaptarse a lo que está sucediendo. Si no nos damos estos tranquilos momentos de contemplación, perdemos la oportunidad de crecer a partir de nuestras experiencias. Además, los pensamientos y sentimientos no procesados ​​pueden surgir de formas inesperadas: un estallido de ira, incapacidad para dormir , o tal vez una sensación de incomodidad que no puede deshacerse.

Un estudio sobre la exposición a las redes sociales y COVID-19 descubrió que las personas que usaban aplicaciones durante más de dos horas experimentaban tasas más altas de ansiedad y depresión que aquellas que limitaban su uso. Si sospecha que está utilizando las redes sociales para adormecer los sentimientos o que está contribuyendo al mal humor, deje el teléfono y tómese un descanso.

Mire por la ventana, es decir, 'las noticias de la naturaleza', y respire con atención. Simplemente siéntese, sienta y observe qué sentimientos surgen. Este es un ejercicio que puede resultar útil con un terapeuta o mediante la meditación guiada. Al conectarse consigo mismo en un nivel más profundo, puede descubrir qué necesita para mejorar su estado mental.



Nuestra entrada afecta nuestra salida

También puede ser una buena idea llevar la atención plena a su mundo de redes sociales. Piense en ello como en su dormitorio: ¿querría algo en la pared que lo haga sentir molesto, molesto o no lo suficientemente bueno? A medida que se desplaza por su feed, preste atención a sus sentimientos. Si una cuenta o publicación genera una sensación de inutilidad, presione los botones 'dejar de seguir' o 'silenciar'. No pongas los sentimientos de otra persona frente a los tuyos. Todavía puede gustarle alguien en la vida real, pero prefiere no ver su contenido. No le debes nada a nadie, ni siquiera tus 'me gusta'.

Cuando se trata de medios de comunicación, o cualquier persona que publique contenido relacionado con el coronavirus, tenga cuidado con la calidad y la cantidad. Si se siente ansioso por el futuro o confundido acerca de lo que está sucediendo, existe una tendencia a comprometerse demasiado con las noticias. Por lo general, no es útil si la información es incorrecta o viene desde todos los ángulos. En estos días, las noticias a menudo pueden encajar en ambas categorías. Cíñete a las actualizaciones gubernamentales, elige algunas fuentes confiables y evita revisar las noticias más de dos veces al día. Tu primo segundo puede pensar que está siendo útil al compartir información, pero si es realmente importante, los canales oficiales te lo harán saber.

Encuentre otras formas de conectarse con los demás

Muchas de las cualidades negativas de las redes sociales provienen del consumo pasivo. Esto significa que no estamos realmente interactuando con los demás, sino que simplemente los estamos mirando a través de la pequeña ventana de una pantalla. Cambiar a formas de telecomunicaciones más activas (por ejemplo, Zoom, Skype, FaceTime, una buena llamada telefónica a la antigua) puede ofrecer una dosis muy necesaria de apoyo social sin la desventaja de un suministro de noticias. Inicie una conversación uno a uno y trate de limitar la cantidad de tiempo que habla sobre el coronavirus. Puede parecer una tontería, pero un juego de '¿Qué traerías a una isla desierta?' O '¿Qué prefieres?' Puede fomentar conexiones profundas mientras mantiene las cosas ligeras.

También puede ser una opción visitar a personas en la vida real mientras usan máscaras y permanecen socialmente distantes (es decir, a seis pies de distancia). Una visita al porche, sentarse en un patio trasero o incluso saludar desde un balcón pueden generar algunos momentos de bienestar. Si no se siente cómodo con esto, considere mantenerse aún más alejado.

cómo tomar un día de salud mental

Es probable que el coronavirus forme parte de nuestras vidas durante un tiempo y debemos asegurarnos de que La participación en las redes sociales no empeora nuestra salud mental . Al limitar y controlar nuestra ingesta, mientras buscamos formas de conexión más activas, podemos levantar nuestro estado de ánimo en lugar de nuestro conteo de seguidores.