Los costos para la salud mental del cambio de código

cambio de código

La forma en que se comunica con las personas se cruza con su identidad de muchas maneras. En las interacciones diarias dentro de entornos formales y sociales, es posible que, de manera voluntaria o involuntaria, alterne entre dos o más idiomas, dialectos o variedades de idiomas, según el entorno en el que se encuentre. Quizás también atenúe o amplifique su acento en función del sobre con quién está hablando, o usa ciertas palabras solo cuando está cerca de un grupo específico de personas. Esto se conoce como 'cambio de código', un concepto que juega un papel importante en la comunicación, especialmente entre los grupos minoritarios.



¿Qué es el cambio de código?

Cambio de código fue originalmente un término acuñado por lingüistas para explicar el acto de mezclar idiomas durante una conversación. Sin embargo, ahora se ha desarrollado un significado más amplio del término para incluir la idea de autoexpresión en contextos culturales o, a veces, raciales. Indica el hábito de cambiar la forma en que habla, se viste o se relaciona con los demás, para adaptarse al grupo cultural predominante en un lugar en particular.

El cambio de código se ha convertido en una forma de vida para muchas personas, que han aceptado el hecho de que es la única forma de ganar aceptación en ciertos entornos. Stephanie Heath, coach de carrera en Soul Work y Six-Figures, describió el cambio de código como algo que tenía que incorporar a su experiencia en la América corporativa. “Como mujer jamaicano-estadounidense que trabajó en un entorno mayoritariamente no diverso durante mucho tiempo, se convirtió en una necesidad”, dijo. 'Tuve que realizar y cambiar de código toda mi carrera'.





El cambio de código es una postura que muchas personas tienen que mantener durante toda su vida, y esto puede afectar su salud y bienestar. Vale la pena discutir el inmenso costo que puede tener en la salud mental.

Cambio de código como bilingüe

Para muchas personas que hablan inglés como segundo idioma, el cambio de código es una herramienta para comunicarse de manera efectiva en una sociedad monolingüista. Las personas que viven en un país predominantemente de habla inglesa como los Estados Unidos y crecieron hablando un idioma diferente pueden estar bastante familiarizadas con este concepto. Nick Galov, propietario de un negocio y cofundador de Review 42, se enfrenta a la presión diaria de cambiar entre dos idiomas: inglés, que utiliza para comunicarse con sus clientes, y búlgaro, que habla en casa.



cómo dejar de ser un sociópata

'Tener que cambiar de código rápidamente no suele ser tan rápido', dijo. 'A veces me olvido de cambiarme, y puedo dirigirme a mi familia en inglés, sobre lo que hacemos bromas'. Sin embargo, tener 'fallas' en el cambio de código en el entorno de trabajo se vuelve frustrante para él. 'A veces no puedo cambiar instantáneamente, o puedo tener palabras en la punta de la lengua, pero no puedo localizarlas en un momento', dijo.

Aunque estudios han demostrado que los bilingües tienen una ventaja comunicativa sobre los monolingües, los bilingües que cambian de código no lo tienen fácil. En el lugar de trabajo, podría implicar deshacerse de su acento extranjero con la esperanza de obtener más oportunidades laborales. En la escuela, podría significar tratar de sonar más “estadounidense” para encajar con sus compañeros y otros estudiantes. Shihlin, una ingeniera de software en una empresa de tecnología privada, se encuentra cambiando de código en el trabajo para que sus compañeros de trabajo la tomen más en serio.

“Como mujer asiático-estadounidense que trabaja en un campo donde la mayoría de los puestos de liderazgo están ocupados por hombres, tengo que mostrar más conciencia de ser gramaticalmente correcta y elegir las palabras correctas, para evitar la mala comunicación y los malentendidos entre mis colegas y yo. ,' ella dijo. Esto le causa mucha ansiedad mientras se prepara para reuniones y otras actividades laborales.

No importa la situación, está claro que una persona que deba presentar diferentes versiones de sí misma en diferentes entornos se enfrentará a sentimientos de estrés, confusión, frustración o incluso inferioridad. Estos sentimientos pueden afectar la salud mental.

Cambio de código como persona de color

El cambio de código juega un papel importante en la comunicación en la sociedad estadounidense, y el costo de esta práctica afecta principalmente gente de color. Los estudios tienen mostrado que muchos afroamericanos e hispanoamericanos sienten la necesidad de cambiar la forma en que se expresan con personas de otras etnias, especialmente con los estadounidenses blancos. El cambio de código no solo es una forma de vida para la mayoría de estas personas, sino que también se ha convertido en un medio de supervivencia.

Navegar en un entorno dominado por amigos o colegas blancos hace que muchas personas de color cambien de código, porque sus posibilidades de prosperar en ese entorno dependen de qué tan bien puedan integrarse. Por ejemplo, el uso de Inglés vernáculo afroamericano (AAVE) de afroamericanos es, a menudo mal visto como poco profesionales o inapropiados, limitando sus oportunidades en las áreas de trabajo y estudio. Debido a este trato perjudicial, existe una inmensa presión sobre los negros para que adopten un modo de hablar más 'aceptable' en los espacios formales, para ayudarlos a obtener empleo o ingresar en instituciones de renombre. Sin duda, esto puede causar mucho estrés mental y emocional a las personas que se sienten inclinadas a adaptarse, modificar o limitar su discurso para tener éxito.

Chandra Arthur, fundadora de la aplicación Friendish, explicó los impactos del cambio de código en su TEDx hablar. “El costo del cambio de código es inmenso ya que hace que las minorías pasen tiempo preocupándose por la compatibilidad cultural, en lugar de pensar en cosas que sí importan”, dijo. Para las personas de color, esto a menudo puede ser frustrante y puede tener un efecto negativo en su salud mental y bienestar.

Cambio de código en relación con el comportamiento

El cambio de código no solo significa modificar su discurso para adaptarse a las normas socioculturales, ahora comúnmente significa cambiar su comportamiento para adaptarse al entorno y las circunstancias. Podría implicar atenuar una parte de su personalidad u ocultar un aspecto de sí mismo para encajar. Para las personas de grupos minoritarios, podría significar adoptar una personalidad introvertida en situaciones formales para evitar llamar demasiado la atención sobre sí mismos. Si bien esto puede no ser siempre lo mismo que el cambio de código, puede verse como una consecuencia del proceso de cambio de código.

Kenny Screven, un defensor de LGBTQ +, cambia de código para evitar ser juzgado como no lo suficientemente 'masculino'. Como un hombre negro gay que usa maquillaje, siente ansiedad por hacer cosas cotidianas como ir a la peluquería o incluso visitar a su familia durante las vacaciones, donde su estilo de vida no es aceptado. Cambiar su personalidad se convirtió para él en una forma de cambiar de código; una forma de protegerse.

'Mi ansiedad aumenta cuando no estoy en un área con la que estoy familiarizado', dijo. Debido a que vive en un pueblo pequeño, donde las personas que se le parecen son raras, tiene que estar constantemente en guardia. 'Más recientemente, dejé de ir a clubes nocturnos tanto porque tengo miedo de ser atacado o agredido por ser el tipo que usa maquillaje', dijo. 'Es algo con lo que he luchado toda mi vida, y tiende a hacer que uno se sienta un poco alejado de la sociedad'.

cómo hacerse la prueba del tdah

Abordar el problema

El acto de cambiar de código no es necesariamente algo negativo. Sin embargo, una mirada más cercana a sus complejidades muestra que, cuando las personas se sienten obligadas a cambiar de código para prosperar en un entorno particular, puede tener graves consecuencias. Para Shihlin, una atmósfera de trabajo ideal es aquella en la que no se ve afectada por el miedo a no ser respetada por sus contribuciones y experiencia, debido a su patrón de habla. “Un entorno normal es aquel en el que nadie siente la necesidad de bajar el tono de ninguna parte en particular de su discurso para cumplir con sus responsabilidades con altos estándares”, dijo.

A medida que el mundo se vuelve más inclusivo, diverso y tolerante, también es importante proporcionar un entorno propicio en el que las personas puedan existir como ellos mismos, independientemente de su raza, cultura o etnia, y crear espacios seguros donde las personas sean respetadas por su personalidad. habilidades. Nadie debe temer ser juzgado por la forma en que se comunica.