Una guía para lidiar con el miedo

temor

Cuando sentimos miedo, una avalancha de sustancias químicas del cerebro provoca una amplia gama de respuestas físicas y emocionales. Muchas personas sienten que los latidos del corazón se aceleran, los músculos se tensan y les resulta difícil respirar profundamente. Cuando nos dispara el miedo, la mayoría de nosotros ingresamos al modo de 'lucha o huida', un mecanismo de supervivencia que nos ayuda a combatir o huir de situaciones peligrosas. Fue una respuesta increíblemente útil durante las primeras etapas de la evolución humana, pero los investigadores creen que rara vez tiene un propósito en la vida moderna. De hecho, se convierte en un problema cuando tenemos una reacción de vida o muerte a situaciones cotidianas como hablar en público, conducir un automóvil o ver una araña.

Muchos de nosotros tenemos justificación para experimentar miedo durante la pandemia de coronavirus, pero cuanto más sepamos sobre este sentimiento, mejor podremos manejarlo.



Los efectos negativos del miedo

Cuanto más a menudo nuestros cuerpos entran en un estado de miedo, más a menudo sentimos los efectos a largo plazo del estrés crónico. Esto incluye un debilitamiento de nuestro sistema inmunológico y una mayor probabilidad de hipertensión arterial, dolores musculares, enfermedades cardíacas, obesidad e insomnio. El miedo tiene también ha sido vinculado al aumento de problemas de ansiedad, depresión y trastorno por uso de sustancias. Simplemente, se supone que no debemos vivir con estados de hiperactividad frecuentes o prolongados. Si no aprendemos cómo limitar las respuestas y conquistar o manejar nuestros miedos, corremos un mayor riesgo de desarrollar malas estrategias de afrontamiento que pueden empeorar las cosas.



¿Qué es un empático?

Estrategias negativas para afrontar el estrés

Dado que el miedo no se siente bien, la mayoría de nosotros hará casi cualquier cosa para deshacernos de ese sentimiento. Desafortunadamente, muchos de nosotros también usamos malas estrategias de afrontamiento que causan problemas más serios en el futuro. Esto puede incluir comer en exceso, consumo excesivo de alcohol o usar drogas ilícitas para calmar o aliviar los sentimientos incómodos asociados con el miedo. Estas estrategias de afrontamiento pueden funcionar a corto plazo, proporcionando un alivio temporal, pero la mayoría de las veces hay consecuencias negativas asociadas, y estas estrategias no evitan que el miedo regrese. A medida que se queda atascado en este ciclo de miedo y alivio, la dependencia de la estrategia de afrontamiento calmante, o los problemas de salud causados ​​por el consumo excesivo, a menudo aumentan los miedos y presentan nuevos problemas que abordar.

Evitación

Otra estrategia de afrontamiento negativa es la evitación. Esto puede ser pasivo (por ejemplo, no asistir a eventos sociales) o activo (por ejemplo, lavado excesivo para protegerse de los gérmenes). Cuando usamos la evasión pasiva, dejamos que nuestro miedo nos impida participar en el tapiz completo de las posibilidades de la vida. Tienes una sola vida para vivir, no quieres gastarla en deuda con tus miedos. Es mucho mejor tener control sobre sus miedos o al menos poder manejarlos de manera efectiva.



Con las estrategias de evasión activa, intentamos controlar el miedo, pero en lugar de eso nos volvemos demasiado dependientes de los rituales y los 'comportamientos de seguridad', esos comportamientos que pueden volverse compulsivos y desadaptativos, como tener que verificar que el horno esté apagado un cierto número de veces antes. dejando la casa. Sí, somos hipervigilantes, nos mantenemos alerta a las amenazas, realizamos nuestras actividades de seguridad para calmar temporalmente nuestros miedos, pero nos convertimos en esclavos de la evitación o el ritual.

que hacer cuando tu novio esta deprimido

La forma saludable de lidiar con el miedo

¿Qué pasaría si pudieras dejar de lado las malas estrategias de afrontamiento y evitar que el miedo juegue un papel protagonista en la historia de tu vida? La clave es llegar a la raíz de su miedo, exponerse a la amenaza percibida y encontrar formas saludables de lidiar con su ansiedad y estrés.

Terapia de conducta cognitiva

Los estudios han demostrado ese terapia de conducta cognitiva puede ayudar a las personas a superar las condiciones relacionadas con el miedo, incluido el trastorno de ansiedad social, agorafobia y ataques de pánico . La idea básica es que nuestras reacciones emocionales y nuestro comportamiento están fuertemente vinculados a nuestros pensamientos. Tu respuesta al miedo no es irracional; tiene mucho sentido estar aterrorizado si realmente existe una amenaza. Por eso es útil trabajar con un terapeuta y explicar por qué cree que cosas como ir a fiestas o hablar en una reunión es una amenaza a la que debe temer. Es posible que se sorprenda al darse cuenta de que las creencias internalizadas sobre el mundo o sobre usted mismo son en realidad las que causan sus miedos.



Por ejemplo, una persona que teme socializar con extraños puede tener problemas sin resolver sobre su propia autoestima. Creen que dirán algo estúpido o actuarán torpemente. No es de extrañar que no quieran tener una pequeña charla sobre cubos de queso. Sin embargo, si pueden darse cuenta, sin embargo, de que realmente nadie los está juzgando con tanta dureza como ellos mismos, el miedo a las fiestas puede disminuir.

¿Puede el desequilibrio hormonal causar ansiedad?

Terapia de exposición

Terapia de exposición es otro técnica eficaz que los terapeutas usan para ayudar a las personas a enfrentar sus miedos. Este es un proceso mediante el cual usted prueba gradualmente su capacidad para manejar la ansiedad y se abstiene de las estrategias de afrontamiento negativas. Si le temes a las arañas, la 'tarea' de tu terapeuta podría incluir mirar fotos de una araña o tocar una bola de hilo que parece una araña. Si sientes náuseas con solo pensar en hablar en público, un buen primer paso podría ser grabarte dando un breve discurso en la privacidad de tu dormitorio. Al monitorear sus reacciones y aumentar gradualmente la exposición, su miedo probablemente se mitigará o desaparecerá por completo. Existe una gran cantidad de investigaciones que validan la eficacia de estas terapias y muchas personas continúan viviendo una vida feliz y sin miedo.

Sin embargo, existen algunos temores de que no podamos eliminar por completo la existencia. El coronavirus es uno de esos. El objetivo, sin embargo, es que tu miedo no interrumpa tu vida - para estar seguro, practica el distanciamiento físico - pero que está bien si todavía tienes un cosquilleo de ansiedad. Reemplazar sus malas estrategias de afrontamiento por buenas puede ayudar en esos momentos oscuros que muchos de nosotros estamos experimentando.

Aprender a calmarse con afirmaciones, respiraciones profundas o meditación consciente son solo algunos ejemplos de conductas de afrontamiento positivas. Trabajar con un terapeuta autorizado Encontrar estrategias que disminuyan su respuesta al miedo puede convertir una mala situación en una que sea manejable y le permita vivir su vida con menos miedo y más libertad.