4 razones sorprendentes por las que las personas que no están mentalmente enfermas van a terapia

terapeuta con bloc de notas y cliente en el sofá

¿Cuál sería su reacción inicial si un amigo dijera: 'No puedo reunirme. Tengo que ir a terapia ”. Lo más probable es que su mente salte a preguntas como:

  • ¿Tienen alguna enfermedad mental?
  • ¿Se está derrumbando su matrimonio?
  • ¿Se están recuperando de la adicción?
  • ¿Hay abuso familiar subyacente o problemas emocionales?

Ninguno de estos es particularmente positivo. De hecho, cualquier variación de la palabra 'terapia' tiende a dar lugar a una connotación injustamente negativa. Hay docenas de formas diferentes de terapia, sin embargo, que van desde terapia psicodinámica para la depresión a la terapia existencial para ayudar a las personas a encontrar sentido a la vida. Si bien muchos enfoques están diseñados para aliviar el sufrimiento de las personas con diversos trastornos, existen algunas formas de terapia que están orientadas simplemente a mejorar las situaciones de la vida cotidiana.



odio todo sobre mi

Aquí hay cuatro razones sorprendentes por las que las personas pueden ir a terapia:



1. Trabajo

Adultar puede ser duro. Una vez que ingresa a la fuerza laboral, se siente como si el tiempo estuviera en su contra. Su trabajo puede empujarlo y jalarlo en muchas direcciones, dejando su cerebro en un lío confuso. El estrés en el trabajo puede provocar averías y explosiones. Comenzar un trabajo nuevo puede causar estragos en su estado de ánimo. También hay quienes se consideran “adictos al trabajo” y les resulta imposible desconectarse de la oficina.

Un buen terapeuta puede identificar los factores desencadenantes que podrían ser perjudiciales para su salud y su trabajo. Afortunadamente, muchas personas buscan orientación de terapeutas que les ayuden a superar estas situaciones, de modo que se desvíen las emociones intensas, se salven los trabajos y las vidas familiares y, finalmente, se acabe con los nervios del primer día.



2. Relaciones, incluso las buenas

Cuando una pareja va a terapia, no significa necesariamente que su relación esté condenada al fracaso. A menudo, simplemente sirven como un medio para fortalecer la relación. Este proceso no se limita a las relaciones románticas y puede extenderse a una simple relación de amigo a amigo. No hay dos personas perfectas, ni sus formas de comunicación siempre estarán sincronizadas.

Para estas parejas y parejas, la terapia es una forma de abrir nuevos canales de comunicación al trabajar con un mediador externo. Este tipo de terapia a veces se clasifica como terapia interpersonal , dependiendo de los temas en discusión.

Acordar como unidad asistir a terapia es un gran paso en una relación porque muestra que ambas partes están dispuestas a ser abiertas y honestas sobre sus pensamientos y sentimientos. Estos atributos pueden resultar beneficiosos a medida que avanza la relación. Los terapeutas pueden señalar obstáculos y mantener sus relaciones, tanto platónicas como románticas, felices y saludables.



3. Crianza de los hijos

Al igual que el trabajo y las relaciones, la paternidad no es pan comido. Las luchas de criar hijos son universales, al igual que las tensiones asociadas y los pensamientos cada vez mayores sobre cómo ser mejores padres.

Los terapeutas pueden examinar tanto su comportamiento como padre como los problemas del niño. Los consejeros familiares pueden ofrecer sugerencias para aliviar esos dolores de crecimiento. A menudo, un terapeuta recomendará que un padre ocasionalmente se tome un tiempo personal fuera de los deberes de los padres para ayudar a recargar energías. Es importante conservar el sentido de uno mismo, seguir siendo una persona, no solo un padre. La terapia puede ayudar con este objetivo.

4. Autoaceptación

A veces, todos necesitamos una voz de razón, una que pueda desafiar nuestro diálogo interno negativo. La gente recurre a los terapeutas en busca de una voz amistosa que los empuje hacia la autoaceptación. La terapia es una manera maravillosa de conectarse a tierra en la realidad con respecto a usted mismo y al mundo. Quizás la verdad sobre quién eres es más positiva de lo que pensabas.

¿Por qué me cuesta hacer amigos?

Las personas a menudo describen principalmente la terapia como un tratamiento para problemas de salud mental. Sin embargo, quienes buscan terapia no siempre tienen un 'trastorno'. Simplemente buscan formas de mejorar sus vidas. La próxima vez que busque apoyo en el trabajo, con su hijo, o si se siente inspirado para llevar sus relaciones al siguiente nivel, considere la posibilidad de conectarse con un terapeuta. Una mente en paz es una vida en paz.